Los equipos de Fórmula 1 están presionando para hacer cuanto antes una primera prueba de los motores V6 turbo de 2014, por miedo a que los tres test de pretemporada no sean suficiente para prepararse en cuanto a fiabilidad.

Motor V6 turbo de Mercedes

Los equipos ruedan actualmente en el Circuito de Jerez preparando el torneo de este año, pero todos tienen también en mente la preparación del campeonato 2014 de Fórmula 1, en el que llegarán los cambios técnicos más importantes de las últimas temporadas.

El reglamento actual es muy restrictivo en cuanto a las pruebas que pueden realizar los equipos durante el año y en las últimas temporadas las escuderías han llegado a la primera cita del calendario con sólo 12 días de pruebas y en las que simplemente se permite un monoplaza en pista por escudería.

Los equipos ven difícil poder preparar los motores de 2014 empezando los entrenamientos de pretemporada en febrero y por lo tanto piden a la FIA probar cuanto antes los nuevos propulsores para poder solucionar cualquier problema que aparezca y estar listos antes de la primera carrera de la temporada.

El director del equipo Mercedes, Ross Brawn, ha destapado el problema y cree que entre todos podrán encontrar una solución.

Desde el punto de vista de un proveedor de motores, es un desafío muy grande suministrar a tres equipos estrenando motor en febrero y con una carrera en marzo. Estamos viendo como podemos facilitar esto, pero aún es pronto para encontrar soluciones. Creo que todo el mundo comprende la necesidad de encontrar una solución mejor. Tal vez se pueda anticipar en cierto grado el programa de pruebas de 2014 para ayudar a los proveedores de motores frente a este gran desafío.

Mercedes ya presentó su motor v6 turbo y los otros equipos deberían empezar a desvelar datos en breve.

El director técnico de Lotus, James Allison, al contrario que Ross Brawn, sí que cree que tendrán suficiente con tres días de test para comprobar la fiabilidad de los nuevos propulsores.

Desde el punto de vista de la fiabilidad, puede estar listo con tres pruebas. La única incógnita es ver si el monoplaza tiene suficiente refrigeración. Ese es el desafío de 2014.

Los motores de 2014 habrán pasado muchas horas antes por el banco de pruebas, pero al igual que ocurre con los túneles de viento, hay variables que no se pueden llegar a reproducir correctamente y las pruebas en el trazado son el mejor desafió para comprobar que todo esté correctamente.