Sin el mínimo descanso, la Fórmula 1 viajaba desde India al circuito de Abu Dabi, donde se disputó el primer match ball para el equipo Red Bull Racing en el mundial de constructores y donde Sebastian Vettel podía dejar sentenciado también el de pilotos, pero el equipo austriaco erró y tendrán que esperar alguna carrera más para celebrar títulos.

El equipo Red Bull llegaba a la cita en Abu Dabi como favoritos, después de lograr 3 dobletes consecutivos en calificación y con Sebastian Vettel liderando de principio a fin las mismas carreras. McLaren quiso terminar con la racha de los de Milton Keynes y Lewis Hamilton logró su sexta pole de la temporada. Entre Lewis y Sebastian, se han repartido 11 poles esta temporada, mientras que el otro aspirante al título de pilotos, Fernando Alonso, sólo ha podido sumar dos. Lewis supera ya en número de poles (25) a Nelson Piquet y Niki Lauda. Se encuentra a sólo una pole de distancia de otro mítico piloto de McLaren, el finlandés Mika Hakkinen.

Esta era la cuarta ocasión en la que el gran circo viajaba a Abu Dabi y pese a no ser uno de los circuitos más exigentes del mundial, siempre nos deja sorpresas en la parte alta de la parrilla. En tres de los grandes premios disputados en el trazado de Yas Marina, el poleman ha tenido que retirarse cuando lideraba la carrera.

El abandono de Hamilton hizo que Kimi Räikkönen se convirtiera en el máximo favorito para ganar la carrera, no decepcionó y logró su victoria número 19, una menos que Lewis. Hacía 3 años de la última victoria del piloto de Lotus, cuando ganó en el trazado de Spa-Francorchamps en la temporada 2009 a bordo del Ferrari.

Jenson Button había quedado tercero en las tres partipaciones en Yas Marina, pero Vettel le privó de lograr la misma posición por cuarta vez consecutiva con un gran adelantamiento a pocas vueltas del final.

Con esta victoria, Kimi Räikkönen sigue con su racha, el finlandés lleva 15 carreras consecutivas entre los diez primeros y simplemente se quedó fuera en China, la tercera cita del calendario 2012.  Esta regularidad hace que Räikkönen permanezca tercero en la clasificación del mundial. Kimi se convierte en el octavo piloto lograr la victoria este año, no teníamos tantos ganadores diferentes desde la temporada 2003. Para ver 6 equipos diferentes ganando en la misma temporada, tenemos que remontarnos bastante más atrás, a la temporada de 1983.
McLaren también vive la mejor racha de su historia en cuanto a sumar puntos de forma consecutiva, llevan 56 carreras logrando puntos y superan la mejor racha histórica, que estaba en manos del equipo Ferrari. En el lado contrario esta Mercedes, el futuro equipo de Lewis Hamilton, sus pilotos no han sumado puntos en las cuatro últimas carreras.
El motor Renault ha logrado ganar con tres equipos diferentes en esta temporada: Lotus, Williams y Red Bull.

La lucha por el tricampeonato

El podio estuvo formado por los tres líderes del campeonato de pilotos, pero Räikkönen, a pesar de ganar la carrera, tuvo que despedirse de la lucha por el título, porque para él ya es matemáticamente imposible. El campeonato pasa a ser sólo cosa de 2, y la diferencia entre ellos es símplemente de 10 puntos. Este año tendremos al tricampeón más joven de la historia, superando a Ayrton Senna quien lo logró con 31 años.

Fernando Alonso aún depende de sí mismo, si ganara las dos carreras restantes, Vettel no podría hacer nada para superarle, pero Ferrari debería dar un gran salto que no parece que vaya a ocurrir. Una avería en el monoplaza del alemán sería con lo que Ferrari podría respirar un poco en la última carrera en Interlagos. Si Fernando quedara segundo en Austin, con Sebastian sin sumar puntos, al español le valdría ser segundo y aún así ganaría el campeonato por un sólo punto. Para luchar por el campeonato, el piloto de Ferrari debe ganar al menos una de las dos carreras y en la otra estar de nuevo por delante de Vettel.

Lo realmente preocupante para Ferrari es que su monoplaza no lidera una vuelta desde Alemania, hace ya 9 grandes premios. Ahora tendrán dos semanas de descanso hasta la carrera en en nuevo circuito de Austin, para continuar la evolución del F2012 e intentar dar caza al monoplaza de Red Bull.

Si ningún incidente extraño lo impide, el equipo Red Bull Racing se coronará en EEUU como tricampeón del mundo. Sólo 3 equipos habían logrado antes tres campeonatos de forma consecutiva: Ferrari, Williams y McLaren.