La de ayer fue una carrera extraña para Michael Schumacher, estuvo en posiciones de podio pero poco a poco fue cayendo según pasaban las vueltas. De nuevo su monoplaza le ha fallado, en esta ocasión ha sido la caja de cambios y es que el piloto alemán se quedó sin la sexta velocidad, aunque ya había perdido algunas posiciones.

El rendimiento del monoplaza de Mercedes sigue siendo pobre. Si no fuera poco los problemas que tienen con los neumáticos y para encontrar un ritmo bueno los problemas con el monoplaza continúan y ayer Michael Schumacher se quedó sin la sexta velocidad a falta de siete vueltas para el final, lo cual complicó la tarea del piloto para luchar por las posiciones.

Michael Schumacher ha señalado que podría haber terminado en una buena posición, señala que la estrategía elegida por el equipo fue buena, pero con el problema en el cambio tuvo que olvidar dicha batalla.

Pero tuve que dejar de pensar en ello a falta de siete vueltas para el final, porque perdí la sexta velocidad y terminar la carrera fue cuestión de suerte.

Finalmente pudo terminar la carrera, y eso fue algo positivo para Michael Schumacher que en este Gran Premio ha cumplido un total de 300 en la Fórmula 1.