Ma Qing Hua, piloto del programa de desarrollo de HRT, debutará en un Gran Premio el próximo viernes en el Autódromo de Monza en la primera sesión de entrenamientos libres. El chino se subirá en el F112 de Narain Karthikeyan que, una semana más, se perderá los primeros entrenamientos.

A sus 24 años, el piloto de HRT cree que esta es una gran oportunidad para cumplir su sueño de ser piloto de Fórmula 1. Qing Hua explicaba que lleva bastantes meses preparándose físicamente para estar a la altura para su debut y se mostraba lleno de ilusión con esta oportunidad:

Este es un paso muy importante hacia mi sueño de convertirme en un piloto de Fórmula 1. Lo afronto con ilusión y tranquilidad porque he estado entrenando duro en los últimos meses para estar preparado cuando llegara la oportunidad. En estos meses acompañando al equipo a los Grandes Premios también he aprendido mucho de los ingenieros y de mis compañeros, que han compartido información y toda su experiencia, lo que me será de gran utilidad.

Será la primera vez que un piloto chino participe en un Gran Premio y eso, para el deporte de motor en China, es otro salto gigantesco y una fantástica oportunidad.

Luis Pérez-Sala aseguraba que Ma está totalmente preparado para debutar en un Gran Premio. El Team Principal de HRT explicaba que el chino es un piloto muy profesional, con mucho talento y que ha respondido a todas sus expectativas:

Personalmente, me llena de satisfacción poder dar a Ma la oportunidad de debutar en un Gran Premio y que lo haga en la FP1 en un circuito clásico como Monza lo hace todavía más especial. Desde que empezamos a trabajar con él en marzo, todo ha ido muy deprisa pero ha ido respondiendo y superando cada fase como correspondía. Ha cumplido las expectativas sin errores y ha demostrado ser un piloto rápido, seguro y con una gran capacidad de adaptación, además de tener una muy buena actitud y profesionalidad. Sin duda es un paso importante y de gran responsabilidad, pero consideramos que está preparado para afrontarlo.

HRT le da la oportunidad, finalmente, a Ma Qing Hua. Después de ver la cantidad de patrocinadores que aportó para el test de jóvenes pilotos, estaba claro que el chino llegaría, más pronto que tarde, a subirse en un Gran Premio.