No existe momento de mayor peligro y tensión para los pilotos en un Gran Premio que la salida. Varios pilotos ven en la llegada a la primera curva la mejor oportunidad de toda la carrera para mejorar su posición y por ello no es extraño que algunos empujen uno poco (o un mucho) por encima del límite en esos primeros metros. Esto suele dar lugar a accidentes serios. Apropósito de la espectacular carambola ocurrida en el Gran Premio de Bélgica del domingo pasado, hoy en F1Actual vamos a repasar los cinco peores accidentes en las primeras curvas.

5) Alemania 2001

Esta fue la última carrera de Fórmula 1 que se llevó a cabo en el viejo y súper veloz Hockenheimring de casi siete kilómetros de recorrido. Durante la arrancada, la caja de velocidades de la Ferrari de Michael Schumacher fallaba, lo que provocaba que el alemán se quedara prácticamente parado en la salida. Varios pilotos pudieron esquivar Schumacher, pero ese no fue el caso de Luciano Burti, quien no encontró adonde ir y utilizó la Ferrari como plataforma de despegue. El Prost del brasileño voló varios metros sobre el resto de la parrilla, cayendo sobre los Arrows de Enrique Bernoldi y Jos Verstappen. Increíblemente, todos los involucrados en este espectacular accidente resultaron ilesos, lo que es más, dado que la carrera se detenía con bandera roja, los cuatro pilotos pudieron tomar parte en la segunda arrancada (extrañamos los autos de reserva!).

4) Australia 2002

En esta ocasión sí que hubo retiros, ya que a pesar de la severidad de este accidente, el comisariado decidió no sacar la bandera roja. El causante de este desastre también fue un Schumacher, pero en este caso se trató del hermano menor Ralf, quien perdía el punto de frenada en la llegada a la primera curva y volaba sobre la Ferrari de Rubens Barrichello, lo que desencadenaba el caos. Detrás del primer golpe, varios pilotos no podían evitar los destrozos dejados por el primer accidente y se iniciaba una carambola que dejaba fuera de carrera a Giancarlo Fisichella, Felipe Massa, Nick Heidfeld, Jenson Button, Olivier Panis y Allan McNish. Así, ocho pilotos no iban más allá de la primera curva en Melbourne.

3) Canadá 1998

Uno esperaría que después de una primera arrancada abortada por un tremendo accidente, los pilotos tomaran con mucha más tranquilidad una segunda largada. Desafortunadamente esto no ocurrió así. En la primera salida de la carrera en Montreal de 1998, Alexander Wurz se tocaba con Jean Alesi y con Olivier Panis y salía dando giros hasta terminar en la trampa de arena. Además del austriaco y los franceses, también chocaban Johnny Herbert y Jarno Trulli lo que obligaba a los comisarios a detener la carrera con bandera roja. En el segundo intento de salida todo volvía a salir mal y ahora eran Mika Hakkinen, Ralf Schumacher, Toranosuke Takagi y de nuevo Alesi y Trulli los que se golpeaban, quedando los cinco fuera de carrera.

2) Italia 2000

En la Catedral de la Velocidad hemos tenido varios incidentes serios durante las arrancadas, pero ninguno peor que el del año 2000. En aquella ocasión las cosas comenzaron a ir mal desde la misma primera curva (la chicana Rettifilo), donde Eddie Irvine se golpeaba con Mika Salo y Pedro Diniz. El resto del pelotón transitaba sin problemas la Curva Grande, pero los coches se volvían apretar en la Variante della Roggia donde ocurría un grave accidente que involucraba a Jarno Trulli y Heinz-Harald Frentzen. Detrás de ellos también se golpeaban Rubens Barrichello y David Coulthard. Finalmente, Pedro de La Rosa se encontraba con un Johnny Herbert que intentaba esquivar los destrozos y se lo llevaba puesto. En total, siete pilotos quedaban fuera de combate en los accidentes. Pero lo peor de este accidente fue que un bombero de la pista (de nombre Paolo Ghislimberti) fallecía al ser golpeado por una de las gomas del Jordan de Frentzen.

1) Bélgica 1998

La peor arrancada de la historia del F1 ocurrió en Spa, pero no fue el reciente golpe que vimos hace menos de una semana. Comparándola con la carnicería que fue la salida del Gran Premio Belga de 1998, el jaleo que organizó el domingo Romain Grosjean fue cosa de niños. En la F1 de esta época, ningún Gran Premio se arrancaría de forma normal en las condiciones que privaban aquel domingo en Spa, pero a finales de los 90s los inicios detrás del coche de seguridad estaban casi prohibidos. Con tal fuerza caía la lluvia, que el espray que levantaban los coches en la punta hacían imposible la visibilidad al resto y eso desencadenaba una carambola en la salida de La Source en la que se veían involucrados trece coches. Increíblemente (y afortunadamente) solamente Rubens Barrichello resultaba levemente lesionado en este espectacular accidente, sin embargo, no era el único que quedaba impedido de tomar parte en la segunda arrancada (Olivier Panis, Mika Salo y Ricardo Rosset también quedaban fuera de carrera). La magnitud de los destrozos requirió de más de una hora de trabajos par dejar la pista lista e intentar una segunda arrancada, en la que de nuevo hubo un choque, ahora protagonizado por el poleman Mika Häkkinen y Johnny Herbert.