Pedro Martínez de la Rosa cree que el Gran Premio de Bélgica fue una carrera de lucha pura y dura. El piloto catalán no tuvo un momento de tranquilidad a lo largo de las 44 vueltas que dio al trazado de Spa-Francorchamps, pero pudo finalizar en una meritoria 18ª plaza.

El piloto de HRT se vio afectado por el incidente de la primera curva y tuvo que hacer una para en boxes para cambiar el alerón, aunque gracias a la presencia del Safety Car no perdió tiempo con el grupo. De la Rosa estuvo gran parte de la carrera por delante de los Marussia y del Caterham de Kovalainen, aunque al final se vio superado por este:

Ha sido una carrera muy intensa del principio al final. No me he librado del todo del accidente en la primera curva, porque además de los trozos de alerones que saltaban por los aires me he quedado atrapado entre otros coches sin espacio y me he llevado algún que otro golpe. Por eso he tenido que parar antes de lo previsto para cambiar el alerón.

A partir de ahí, ha ido bien; hemos podido luchar con los Marussia y con Kovalainen hasta el final. Todavía nos falta un poco para llegar donde queremos pero la de hoy ha sido una carrera de lucha, y, además, divertida.

El F112 sigue mejorando y dando pequeños pasos adelante, esperemos que puedan asentar una buena base para la próxima temporada cuando ya tendrían que estar a un nivel similar, o un paso por delante, de Marussia y Caterham.