El jefe de McLaren ha estado al frente de la Asociación de Equipos de Fórmula Uno desde el año 2009, cuando reemplazó al presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo. Whitmarsh ya ha revelado que no quiere permanecer en el cargo por más años.

martin whitmarsh

En teoría, la presidencia de la FOTA está establecida de forma que los responsables de las distintas escuderías vayan rotando en el cargo por periodos no superiores a 12 meses... pero Martin Whitmarsh, jefe de McLaren, lleva ya tres años. Sin duda, es un tiempo muy superior al que el británico esperaba permanecer en el cargo, por lo que espera que, a partir de ahora, haya otra persona dispuesta a asumir sus funciones en la Asociación de Equipos.

No voy a presentarme voluntario. Después de tres años, creo que lo más saludable es que otra persona asuma ese trabajo a partir de ahora. Creo que los equipos tienen que tomar una decisión al respecto.

Whitmarsh, que ha destacado la implicación que durante todos estos años ha tenido McLaren en la FOTA, quiere centrarse de pleno en el duro trabajo que le espera a la escudería en la segunda mitad de la temporada. Con otras 10 carreras por delante, McLaren tiene la ardua tarea de dar caza a Red Bull y Ferrari en la lucha por el título, y para ello, Whirmarsh quiere tener la mente totalmente despejada y que nada le distraiga, cosa que podría ocurrir en el caso de que tenga que seguir preocupándose por equiparar fuerzas en el campeonato y por resolver los problemas y quejas que planteen otros equipos.

Ros Brawn, jefe de Mercedes, o Eric Boullier, de Lotus, podrían ser los candidatos a sustituir al actual presidente. A ese respecto, Whitmarsh lo tiene claro: sea quien sea el que se presente, contará con su apoyo.