Seguimos recordando la historia reciente (y no tanto) del Gran Premio de Bélgica en Spa. Ayer les platicábamos de lo bien que le han resultado sus últimas cinco visitas al trazado de las Ardenas a Kimi Raikkonen. A pesar de lo mucho que ha significado la carrera belga para Kimi, hay un piloto en la actual parrilla que seguramente tiene un aprecio mayor por el venerable Spa, claro, nos referimos a Michael Schumacher y del él hablaremos hoy.

Existen tantas historias que relacionan a Schumacher con Spa, que sería tedioso incluirlas todas en este artículo. Por ello solo vamos a recordar en esta ocasión cuatro momentos muy especiales que el alemán vivió en Bélgica y hablaremos de una quinta efeméride que se alcanzará si Schumacher arranca la carrera del próximo domingo.

El debut

Las andanzas de Schumacher en la Máxima Categoría iniciaron justamente en un Gran Premio de Bélgica, específicamente en el de la edición de 1991. La historia es muy conocida (en F1Actual ya hemos hablado antes de esta), así que solo recordaremos aquí que Schummi tuvo con un Jordan su primera oportunidad en un Gran Premio, hace nada menos que 21 años en el mítico Spa. ¿Cuántos de nuestros lectores recuerdan (o vieron!) esa carrera?. Acá un video del histórico primer abandono de Michael:

La primera victoria

El primer contacto de Schumacher con Spa en 1991 fue agridulce. Aunque calificó en un sorprendente sexto lugar, no pudo completar una sola vuelta en carrera. Lo que Michael sí consiguió fue llenarle el ojo a Flavio Briatore, quien lo fichó para Benetton de inmediato. Un año después, la F1 regresaba a Spa para la doceava ronda de un campeonato ya decidido en favor de Nigel Mansell. Durante la clasificación, un sorprendente Schumacher conseguía colocar su Benetton en la tercera posición de salida, detrás Mansell y de Ayrton Senna y por delante del Williams de Ricardo Patrese.

En la salida el alemán perdía el lugar con Patrese y veía como los dos Williams y el McLaren se alejaban. Como suele ocurrir en Spa, la lluvia llegó y cambió todo. Senna y McLaren equivocaban la estrategia al no entrar a tiempo a cambiar por gomas de mojado, lo que eliminaba al paulista de la lucha por la victoria. Parecía que los Williams conseguirían otro sencillo 1-2, pero el clima volvía a cambiar y el primero en reaccionar y cambiar por gomas para seco era Schumacher. Esta jugada estratégica colocó al Benetton por delante de los Williams pero no por mucho. Parecía inevitable que Mansell diera caza de Michael, pero en las últimas 5 vueltas de la carrera el coche del británico perdió ritmo de forma notable (después se supo que uno de los escapes del motor Renault se había roto). Gracias a esto, Schumacher conseguía cruzar la meta en primer lugar, la primera de sus 91 victorias en la Máxima Categoría.

Rompiendo el record de Prost

Nueve años después de haber conseguido su primer triunfo en la F1, Michael Schumacher estaba de vuelta en Bélgica, ahora enfundando en los colores de Ferrari. Camino a lo que sería su cuarta corona mundial (segunda con la Scuderia), Schumacher conseguiría con su victoria de ese año en Spa superar un record que por muchos años pareció intocable: las 51 victorias en Grandes Premios de Alain Prost.

Al igual que en su primera victoria, en 2001 Schumacher arrancaba la carrera belga desde la tercera posición y viendo a un Williams en la pole (Juan Pablo Montoya). También como en 1992, el propio equipo Williams se encargaba de fastidiarse la carrera, en esta ocasión con una falla en el motor que obligaba a Montoya arrancar desde boxes y que dos vueltas después provocaba el abandono del colombiano en medio de una nube de humo. Schumacher Adelantaría a su hermano Ralf en el otro Williams en la misma primera vuelta y a partir de ahí ya no miraría hacia atrás, consiguiendo su victoria número 52 de por vida y convirtiéndose así en el piloto más ganador en la historia del Mundial. A continuación pueden ver un resumen de esta carrera, con el horrible accidente que casi le cuesta la vida a Luciano Burti incluido (nunca antes vi a Eddie Irvine tan preocupado por nada ni por nadie. Lo que hace la culpa!).

El último campeonato

La edición 2004 del Gran Premio de Bélgica también debe tener un lugar especial en el corazón de Schumacher, ya que gracias a su segundo lugar ahí -detrás justamente de Kimi- aseguró su séptima y (hasta el momento) última corona mundial. Seguramente llegar en segundo no era la forma en que Michael quería celebrar su campeonato, pero aquel día tanto los Renault como Kimi y su McLaren llegaron mejor preparados y de no ser por los problemas hidráulicos con los que Fernando Alonso se topó a mitad de carrera, Schumacher podría haber terminado incluso más atrás.

Ferrari jugó a la segura ese año en Spa y se enfocó en conseguir que sus dos coches terminaran la carrera (y lo harían en el podio). Ferrari conseguía con Michael su quinta corona de pilotos consecutiva y Schumacher sumaba su noveno podio en Spa. Pero eso no fue lo único relevante que pasó aquel día, ese domingo también se confirmaba una transición y un nuevo maestro de Spa -Raikkonen- recibía la posta del veterano Schumacher.

A continuación pueden ver un par de videos con el inicio de aquella carrera y la ceremonia de premiación.

Ceremonia de premiación y conferencia de prensa del Gran Premio de Bélgica 2004:

300 Grandes Premios

Este fin de semana Michael Schumacher participará en su carrera de Fórmula 1 número 300. Esta marca lo colocará a 26 eventos del poseedor del record absoluto, su excompañero en Ferrari Rubens Barrichello. Si el alemán continúa corriendo una temporada más, seguramente superará a Barrichello a finales del próximo año, haciéndose de uno de los pocos records que le faltan por conseguir en su ilustre carrera en la Máxima Categoría.