Felipe Massa sabe que su asiento en Ferrari de cara a la temporada 2013 peligra y, por ello, confía en poder mejorar en las nueve carreras que restan hasta que finalice la competición. El piloto brasileño ha tardado en estar cuestionado pero el futuro no se torna muy favorable, a menos que sus actuaciones mejoren ostensiblemente.

Los 25 puntos que ha sumado Massa en las primeras once carreras son totalmente insuficientes para poder luchar por el título mundial de constructores. El piloto de Ferrari ocupa la decimocuarta posición en la clasificación de pilotos, con cifras similares a Paul Di Resta o su compatriota, Bruno Senna.

Sin embargo, toda esta situación parece no preocupar a 'Felipinho' que explica que está acostumbrado a correr bajo presión, ya desde antes de llegar a la Fórmula 1, cuando si no ganaba una carrera sabía que no podría correr la siguiente por falta de dinero:

Muchas personas parecen pensar que esta es la primera vez que me pasa a mí, pero no lo es. Esto ha sucedido muchas veces [en mi carrera], incluso antes de que yo estuviera corriendo en la Fórmula Uno, cuando si no ganaba la carrera no tenía dinero para la próxima.

Cada año hay algo a lo que nos tenemos que enfrentar y superar, y este año me estoy preparando y concentrándome lo máximo posible para tener una mejor segunda parte del campeonato.

La situación no va a ser sencilla para el carioca. Tiene mucha presión sobre sus hombros. Su futuro está teñido de negro, va a ser bastante difícil que continúe en Ferrari en 2013, a menos que los patrocinadores quieran lo contrario.

Imagen: Crackandpiston