Red Bull domina el Campeonato de Constructores de este año. Desde que tomaron la punta del mundial, gracias a la victoria de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Baréin, los austriacos se han mantenido a la cabeza del clasificador, nunca con una ventaja menor a 9 puntos sobre el segundo lugar (después de Hungría la delantera ya es de 53 unidades). Hasta hace unas semanas, la idea general era que McLaren y Ferrari serían los únicos equipos que pondrían en riesgo el tercer campeonato consecutivo de Red Bull, pero la buena forma que Lotus ha exhibido en las últimas carreras ha metido a los de Enstone en la discusión.

De hecho, pienso que en las restantes nueve pruebas del mundial será Lotus y no Ferrari quien acompañe a McLaren en la caza de Red Bull. Para mí, Ferrari renunció a pelear por el campeonato de constructores en el momento en que se tomó la decisión de renovar a Felipe Massa como compañero de Fernando Alonso, y aunque la extraordinaria temporada del asturiano colocó a Ferrari por momentos en el segundo lugar, ahora los italianos marchan cuartos. Si bien es cierto que los de Maranello están a solo 3 puntos de Lotus y a 4 de McLaren, el rendimiento de los coches italianos en comparación a la competencia parece ir a la baja, por lo que solo los puntos de Alonso ya no serían suficientes para mantener a Ferrari en la pelea.

La mejora de Lotus podría hacerse más evidente a partir de Spa, cuando el equipo utilice por primera vez en clasificación y en carrera su novedoso doble DRS. Si esta nueva solución aerodinámica funciona, Lotus podría corregir finalmente el que ha sido su talón de Aquiles hasta el momento: la calificación. Pero el super DRS de Lotus podría ayudar también en carrera, ya que se sospecha que este artilugio opera también en modo pasivo (cuando no se esta activando el DRS), así que los pilotos podría gozar de una mejora en velocidad punta en los circuitos con rectas largas que restan en el calendario, tales como Spa, Monza, Nueva Deli o Interlagos.

Una cosa es superar a Ferrari o hasta a McLaren, y otra muy diferente sería recortar los 54 puntos que separan a Lotus de Red Bull. Para que Lotus tenga alguna posibilidad de desafiar a los austriacos al final del año, debe comenzar de inmediato su remontada. Afortunadamente para los chicos de Enstone, las últimas dos fechas europeas del mundial les brindan una gran oportunidad de hacerse de puntos gordos. En primer lugar está Spa, un circuito en el que Raikkonen suele brillar (ha ganado ahí en cuatro ocasiones) y cuyas largas rectas deberían potenciar la utilidad del flamante doble DRS. Después de la cita belga, la Fórmula 1 visitará otro circuito de rectas interminables, el más rápido del mundial: Monza. Varios especialistas han marcado desde ya a los E20 como los coches favoritos para la victoria en estas dos carreras, y si en Lotus hacen buenos los pronósticos, al momento de iniciar la gira asiática los chicos de Enstone podrían estar en buena posición para preocupar al equipo de las bebidas energéticas.