Durante las últimas semanas la controversia ha estado al lado de Red Bull, quienes ahora se defienden y en voz de Helmut Marko, afirma que Ferrari ha usado sistemas supuestamente ilegales en el pasado.

Red Bull viene de ser investigado por los mapas motor del Gran Premio de Alemania, que posteriormente fueron prohibidos antes de Hungría. Y además de eso también hubo muchos comentarios sobre la posible violación del parque cerrado por parte del equipo austriaco.

Esto habría sucedido en el Gran Premio de Canadá, donde una de las personas encargadas de revisar que no se realicen modificaciones en el coche entre la clasificación del sábado y la carrera, vio algo raro. Uno de los mecánicos pudo haber sido visto por este personal de la FIA con una llave en la mano, planteando dudas sobre la modificación de la altura del monoplaza. Pero esto no está confirmado y la FIA no se ha pronunciado, también se habla de que la modificación se pudo haber realizado de forma manual, sin necesidad de una herramienta.

Helmut Marko, de Red Bull, ha asegurado que nunca han realizado modificaciones en el monoplaza sin herramientas. Y como no hay mejor defensa que un buen ataque, señala que Ferrari si pudo haber usado algo similar en el pasado.

Nunca hemos hecho ajustes a mano. No sé porque los demás [equipos] están tan molestos, Ferrari utilizó algo así como hace un año.

Así vemos como el asesor de Red Bull echa balones fuera intentando incluir a más equipos en esta polémica. Y es que la mala fama del equipo de la bebida energética va en aumento con todas estas sospechas, al igual que su mala baba y su soberbia.