El piloto de McLaren cree que ha vuelto a su estado de forma ideal gracias a algunos cambios que se han producido a nivel personal. A diferencia del año pasado, el inglés si está este año en condiciones de luchar por el título.

Fórmula 1 Lewis Hamilton McLaren Mercedes Gran Premio de Malasia 2012

A estas alturas, cuando ya nos situamos en el ecuador de la temporada, parece algo seguro que la lucha por el campeonato estará centrada principalmente en Red Bull y Ferrari... aunque con una competición tan apretada como la que estamos viendo en este 2012, aún es posible que en las próximas carreras haya otros pilotos que puedan sumarse a la pelea. Ése, por ejemplo, es el caso de Lewis Hamilton.

Con dos victorias y otros tres podios más en las 11 carreras que llevamos de temporada, el de McLaren está en estos momentos cuarto en la clasificación de pilotos a sólo 47 puntos del líder (Fernando Alonso), y presenta una situación muy distinta a la del año pasado, cuando -a pesar de las tres victorias que logró- sus resultados estuvieron lastrados por la polémica y los incidentes, que le hicieron terminar el año muy lejos de la lucha por el título e incluso viéndose detrás de su compañero Jenson Button. El propio Hamilton es consciente del cambio que ha dado para volver a recuperar su buen estado de forma, y reconoce que la diferencia entre este año y el anterior puede estar en el equilibrio que ha logrado a nivel personal.

He fortalecido los puentes y relaciones con la gente, no sólo en mi vida personal, sino también en mi equipo. He estado trabajando más con los ingenieros este año y todo eso ha ayudado.

No tengo ningún problema en particular en mi vida, ni ningún tipo de carga. El año pasado tenía que cargar con un gran, gran saco de problemas. Afortunadamente, lo he tirado a la basura y ahora todo está bien.

El inglés reconoce que el año pasado fue duro para él y que la experiencia le sirvió como un toque de atención para analizar a fondo su situación y buscar qué cosas estaban mal y qué es lo que podía cambiar.