Toda la parrilla esperaba un gran rendimiento de Caterham en esta temporada 2012. El equipo malayo se había despegado, en la pasada campaña, de su más inmediatos rivales, HRT y Marussia, pero las cosas no acaban de funcionarles del todo bien y están siendo la gran decepción de este año.

Tony Fernandes explicaba que el traslado a la factoría de Leafield ha sido muy positivo para la escudería, ya que todo el equipo humano a comenzado a trabajar junto y con la seguridad de que se encuentra en un proyecto de futuro. El Team Manager del equipo dejaba claro que ahora, con la inversión realizada, no tienen excusa para no obtener buenos resultados en todas las categorías en las que compiten:

No puedo explicar suficientemente lo importante que ha sido el traslado a la nueva fábrica. Por un lado es fantástico ver lo motivados que está todo el equipo por empezar a trabajar en nuestro nuevo hogar y en otro nivel Leafield envía el mensaje más claro posible sobre nuestras aspiraciones a largo plazo.

Hemos invertido una suma considerable en la compra del sitio y prepararlo para cumplir las normas necesarias para competir por el título en la F1, GP2 y todas las categorías del automovilismo en las que tomamos parte en la actualidad y en el futuro. Esa inversión pone en marcha la pieza final del rompecabezas necesario para dar el siguiente paso, ahora no tenemos excusas.

No cabe duda de que el proyecto de Caterham está estableciendo unas bases muy interesantes de cara al futuro. Apostando por crear una cuna de pilotos a través de sus equipos en categorías inferiores. Los frutos tardarán en llegar, pero si siguen trabajando de esta forma, tarde o temprano, los recogerán.

Imagen: PlanetF1