Después de quedarse sin sitio en la Fórmula 1 Rubens Barrichello se ha marchado a Estados Unidos, donde compite en la IndyCar. El brasileño ha hablado hace poco sobre su anterior equipo y ahora ha comparado la F1 y la Indycar.

El cambio de un monoplaza de F1 a uno de IndyCar no ha sido sencillo para Rubens Barrichello, que admite que fue bastante duro al principio, haciéndole sentir que tenía una falta de velocidad. Aunque eso es algo que cambio cuando llegó a Indianápolis.

Uno de los puntos más importante es que, según Rubens Barrichello señala que si la F1 se tuviese que correr en uno de los circuitos de la Indy los pilotos lo rechazarían.

Sin embargo el mayor punto en el que se diferencian ambas competiciones es la forma de pilotar. El brasileño ha tenido que cambiar ligeramente su forma de conducir el monoplaza, en la F1 tenía que ser más suave y sensible, pero en coche de la IndyCar tiene 200 Kg más de peso, por lo que necesita ser más agresivo, algo que admite que va en contra de su instinto.

Incluso en la configuración de un coche de IndyCar no hay muchos ajustes que hacer, sólo los clásicos amortiguadores, resortes y barras estabilizadoras.

Comentaba el piloto brasileño señalando la diferencia de tecnología que hay en una competición y otra en lo que a los monoplazas se refiere. De hecho indica que en la Indy se puede construir un coche con sólo cinco millones de dólares, algo que está muy lejos de las millonadas que se dejan los equipos de F1 en sus monoplazas.

Esto no tiene por qué ser algo malo, o que sitúe a la Indy en un escalón por debajo, --que puede estarlo. Simplemente son diferentes formas de hacer las cosas, y en la Indy tienen un enfoque completamente radical a la F1, buscando ser un entretenimiento puro y duro para el espectador. Y eso es algo hacia donde está virando la Fórmula 1.