El nuevo reglamento que entró en vigor esta temporada -y que exigía una disminución en la altura del morro de los monoplazas- dio lugar a la proliferación de un diseño que prácticamente se generalizó en toda la parrilla y que supuso un cambio de imagen radical respecto a lo que habíamos visto hasta ahora: el llamado morro de pato. Para cumplir con la normativa, casi la totalidad de los equipos (sólo McLaren y Marussia optaron por otra solución) introdujeron el famoso escalón que, al margen de su efectividad, generó muchas críticas por su diseño poco atractivo.

Morro Red Bull

Hasta ahora, la polémica de la estética dudosa de los nuevos monoplazas se había visto atenuada gracias a la apariencia del MP4-27 de McLaren, que optó por cumplir con la normativa con un morro que desciende progresivamente y da lugar a un diseño mucho más elegante. Sin embargo, hace apenas unos días, el propio Lewis Hamilton afirmó que su elección podría estar perjudicándoles frente a los que habían optado por el morro escalonado y que quizás era necesario que llevasen a cabo un rediseño del monoplaza. Es decir, que el uso del morro de pato podría generalizarse por completo en la parrilla, puesto que parece ser la única solución que funciona con el nuevo reglamento.

La perspectiva de que esto suceda, desde luego, no agrada ni al público ni a los propios equipos, que consideran que la nueva norma da lugar a coches feos y antiestéticos; por eso, parece ser que la FIA se está planteando una modificación de la normativa para que estos morros desaparezcan la próxima temporada. Así lo dejó entrever Charlie Whiting en declaraciones a un periódico brasileño.

La FIA es consciente de la insatisfacción de los aficionados en relación a la apariencia de los coches de este año.

Al margen de que lo que decida la FIA, el debate es simplemente un enfrentamiento entre estética o funcionalidad, en cuyo caso -y tendiendo en cuenta que estamos en Fórmula Uno- debería primar lo segundo. De hecho, eso debieron de pensar prácticamente todos los equipos cuando optaron por el escalón en el morro, a sabiendas de que traía muchas más ventajas aerodinámicas que los diseños más tradicionales. Lástima que McLaren, en su momento, diera más importancia a tener un coche bonito; pero una vez tomada la decisión, no parece lícito que los demás tengan que rediseñar sus monoplazas para subsanar un error que ellos han cometido. En cuanto a si es o no atractivo el diseño de los coches actuales... ¿qué mas da? Lo que importa es el espectáculo y de eso, este año, vamos servidos.