El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, continúa con sus negociaciones con la Fórmula Uno para lograr la alternancia con Montmeló, después de saberse que el cicuito valenciano no estará en el calendario 2013. La reducción de costes es, probablemente, la única alternativa para lograr que la carrera no desaparezca por completo.

valencia street circuit

Desde que se supo que la Comunidad Valencia atravesaba por graves problemas económicos, las noticias sobre el Gran Premio de Europa de Fórmula Uno han ido de mal en peor. Los principales temores -que surgieron cuando el Gobierno valenciano anunció que la carrera corría peligro- se vieron finalmente confirmados en Hungaroring, donde Bernie Ecclestone confirmó que el Valencia Street Circuit no estará presente en el calendario de la temporada 2013 en favor de Nueva Jersey, que sustituirá al trazado español. Desde entonces, los esfuerzos de la Comunidad Valenciana han ido encaminados a evitar que la carrera levantina desaparezca por completo de la Fórmula Uno.

Como ya se planteaba desde un principio, la alternancia entre los circuitos de Valencia y Montmeló (Cataluña) sería la clave para asegurar el futuro de ambas carreras y, ya de paso, aliviar la presión de las arcas públicas de dichas comunidades, cuyos problemas económicos han desembocado en el rescate que han tenido que solicitar al Estado español. Por eso, Alberto Fabra negocia estos días con Ecclestone una reducción en los costes de celebración del gran premio valenciano para que la carrera se siga celebrando los años pares. Serafín Castellano, secretario general del Partido Popular en la región, ha sido el encargado de confirmar la existencia de conversaciones entre ambas partes para dicho fin.

Fabra se encuentra en un proceso de negociación para reducir el coste del canon que cobra la Fórmula Uno por cada carrera.

La Fórmula Uno es muy importante no sólo desde el punto de vista de la imagen, sino también por el impacto económico, la creación de puestos de trabajo y lo que eso significa para la región de Valencia.

Si Valencia logra reducir los costes que implica la celebración del Gran Premio sería la única manera de ajustarse al recorte presupuestario impuesto por el Gobierno español y, a la vez, salvar la carrera. Ciertamente, que Ecclestone aceptase rebajar el canon que cobra por cada carrera sería una posibilidad muy cercana, más teniendo en cuenta la existencia de precedentes esta temporada (por ejemplo, una de las opciones que se barajaron para salvar el circuito de Nurburgring era que Ecclestone perdonase el canon, algo que el patrón de Fórmula Uno estaba dispuesto a considerar).