El piloto de la Fórmula Renault 3.5 Robin Frinjs se ha subido este sábado por primera vez a un Fórmula Uno. Lo ha hecho en Moscú, donde ha podido pilotar un Red Bull RB6 (del año 2010) como premio a ser el mejor clasificado a estas alturas de la Fórmula Renault.

Robin Frijs

El piloto holandés ha podido disfrutar por fin su premio por sus grandes resultados en la FR 3.5. Después de que la prueba fuese cancelada el viernes por la fuerte tormenta que sorprendió en el circuito de Moscú, Robin Frinjs ha podido dar sus primeras vueltas este sábado a los mandos de un Fórmula Uno, una experiencia que repetirá mañana.

Ha sido impresionante. Vale, estaba con unos neumáticos de demostración y tenía un poco de subviraje, pero ha sido una gran experiencia.

El joven piloto se mostraba así de contento tras haber disfrutado de la experiencia, pero también reconocía su preocupación sobre si la prueba con el Fórmula Uno iba a afectarle después en su carrera en la Fórmula Renault.

Estaba un poco preocupado sobre si conducir un coche de F1 podría afectarme cuando vuelva a la FR 3.5. No quiero volver a mi coche y empezar a preocuparme por los puntos de frenada o lo rápido que puedo ir en ciertas curvas porque tenga adaptarme otra vez a él.

Sam Bird, empatado con Firjs en la clasificación de la Fórmula Renault, iba a participar también en la prueba, pero finalmente no ha podido ya que tiene firmado un contrato con la escudería Mercedes.