El piloto brasileño de Ferrari cree que si no hubiese tenido ciertos problemas con el coche en algunas carreras, habría podido luchar entre los primeros puestos. Por eso, y confiando en la mejora que parece haber logrado en su rendimiento, ha decidido plantearse objetivos más ambiciosos de cara a lo que resta de temporada.

Felipe Massa en Mónaco

La situación de Felipe Massa en Ferrari ha dado un giro radical en el último mes. De estar ya prácticamente descartado para continuar en la scuderia la temporada que viene, ha pasado a recibir el apoyo incondicional de todo su equipo, impulsado además por una evolución en su rendimiento como piloto. Como era de esperar, este cambio ha tenido un efecto directo en la mentalidad del brasileño, que ahora afronta con más optimisto los meses que quedan de Campeonato. Sin ir más lejos, Massa cree que puede terminar la temporada entre los cinco primeros, a pesar de estar en la actualidad en la 13ª posición y de haber anotado sólo 23 puntos en las primeras nueve carreras.

El Campeonato de Pilotos sigue siendo muy importante para mí. Mirando donde estaba antes de llegar a Silverstone, soy consciente de que aún hay muchos puntos disponibles en las próximas 11 carreras. Quiero luchar para volver a estar entre los cinco o seis primeros. Es un objetivo difícil de alcanzar, pero siempre hay que plantearse grandes desafíos. Además, el Campeonato de Constructores es muy importante para nosotros, y cuanto mejor lo haga en el de pilotos, más ayudaré a Ferrari.

Al margen de cumplir o no su objetivo, el brasileño afirma no estar preocupado por su futuro ni por las supuestas conversaciones que Ferrari ha mantenido con otros pilotos (el propio Mark Webber reconoció que habían existido). Si sigue manteniendo el nivel de pilotaje actual, Massa confía en que estará al volante del cavallino la temporada que viene... Una actitud un tanto precipitada teniendo en cuenta que queda mucho Campeonato por delante y que, aun con todo, el rendimiento de Felipe sigue siendo muy inferior al que se le puede exigir a un piloto de Ferrari.