Esta mañana Marussia ha emitido un comunicado en el que indica que en el accidente que tuvo María de Villota hace unas semanas descartan que fuese producido por un problema con en el monoplaza. Dicha afirmación y sobre todo, las palabras usadas por el equipo, han generado una importante polémica en las redes sociales.

Poco después de producirse el accidente se comentó algunas posibles causas del accidente, uno de esas causas podría ser un fallo en el sistema anti-calado del monoplaza, el cuál podría haber sido el causante del brusco acelerón que llevó el monoplaza contra el portón del camión que estaba situado en las inmediaciones de la carpa que había montado el equipo.

La Fórmula 1 es un mundo terriblemente tecnológico, los coches llevan cientos de sensores que proporcionan información en tiempo real del estado del monoplaza. Probablemente esa misma mañana los ingenieros tuviesen mucha información como para determinar la causa del accidente, incluso minutos después podrían haber constatado de donde provenía dicha aceleración. Sin embargo el equipo anglo-ruso ha preferido esperar unos días dar por concluida su investigación, o al menos informar de cuál han sido los resultados. No debemos darle demasiadas vueltas, el comunicado se ha retrasado probablemente por un tiempo de espera prudencial para ver cómo evolucionaba María de Villota, y es que no sería muy cortes realizar un comunicado donde dejan entrever que la piloto podría haber tenido alguna culpa mientras su condición era preocupante.

El comunicado que ha emitido hoy Marussia probablemente estaba pensado de hace días con el objetivo claro de quitarse culpa, indicando que el monoplaza no tuvo ningún problema y que no fue el culpable del accidente. Bien, hasta ahí no habría problema, sin embargo en el comunicado hay alguna jugarreta del equipo hacía su piloto probadora, cómo es el hecho de mencionar que hasta ahora sólo se había subido cuatro veces en el monoplaza. Algo que --si la memoria no me falla-- no habían mencionado hasta ahora. Y lo que es más grave, no hacen ni una sola mención al o al portón que estaba abierto, y ahí es donde más problemas pueden tener, ya que se trata de un grave problema de seguridad.

Dicho esto tampoco deberíamos ser hipócritas, probablemente al enterarnos muchos pensamos que el accidente pudo haber sido de un fallo de María de Villota. De hecho, no sería nada descabellado que la piloto española hubiese tenido un pequeño despiste, no pusiera el punto muerto y el sistema anti-calado entrase en funcionamiento para evitar que el monoplaza se parase. Esto podría haber ocurrido perfectamente, pero lo que es terrible es la situación del camión y que el portón de este estuviese abierto, esto no debería ser omitido por Marussia y deberían asumir las consecuencias de que el camión estuviese de ese modo.

La FIA, que ya ha dicho que quiere investigar el casco de María de Villota no debería quedarse ahí y tendría que investigar que pasó con ese camión, que hacía ahí con el portón abierto. Depurar responsabilidades y a partir de ahí realizar los cambios necesarios para que cuando se realicen estas pruebas la zona por la que circule el monoplaza y los operarios estén separadas del modo similar al que lo están en un circuito, o al menos, que no haya maquinaría pesada --como un camión, grúa o similar-- que pueda causar serias lesiones a un piloto en caso de un accidente, por improbable que pueda ser. Han de dar ejemplo ya que ya saben, make roads safe.