María de Villota recibió en el día de ayer el alta hospitalaria en el Hospital de La Paz donde había sido ingresada tras su llegada a España el día 20 de julio. La piloto estuvo recibiendo tratamiento en el Hospital Addenbrooke’s de Cambridge las dos primeras semanas después del accidente que sufrió en Duxford.

En un comunicado emitido hace escasos minutos por la familia De Villota se explica que la condición general de María es buena. A pesar de haber perdido el ojo derecho, no presenta ningún déficit nervioso en la zona del impacto y tan sólo tendrá que someter a algunas operaciones de cirugía plástica para paliar 'las graves lesiones faciales', según reza el comunicado.

Aunque su estado de saludo es positivo, se le seguirá realizando un seguimiento periódico a nivel neurológico y oftalmológico, para evitar posibles lesiones que puedieran aparecer en las próximas semanas.

Tras casi tres semanas de internamiento hospitalario, María de Villota ya descansa en casa. Sin duda una buena noticia la recuperación de la piloto madrileña, después de un accidente muy duro que estuvo a punto de costarle la vida.