En mi opinión, en esta ocasión no fue su culpa, pero por la razón que fuere Pastor Maldonado ha quedado nuevamente fuera de los puntos en el Gran Premio de Hungría. Con esta nueva decepción, el sudamericano acumula seis carreras sin terminar entre los diez primeros, después de haber ganado en Barcelona. Este ya es uno de los peores desempeños de un ganador de Gran Premio en la historia. Para poner en perspectiva la pésima racha de Pastor, vamos a repasar las peores sequias de puntos después de una victoria, en las 62 temporadas (y contando) del Campeonato Mundial de la Fórmula 1.

Primero un par de aclaraciones. Solo se consideraron en el análisis carreras en las que el piloto en sequía haya, al menos, intentado clasificar, es decir, no nos ensañaremos con pilotos suspendidos, lesionados (o algo peor) ni retirados a mitad de temporada por cualquier motivo. En segundo lugar, para cada temporada se consideró el esquema de puntuación que se utilizaba entonces. Esto de hecho ayuda de forma importante a Maldonado, ya que su actual racha sería la segunda peor de la historia (por una sola carrera!), si solo se consideraran las posiciones en las carreras posteriores a la solitaria victoria. Así que comencemos.

Pastor y su grupo

Con nuestro criterio basado en puntos, Pastor Maldonado se encuentra empatado con otros dos pilotos en la cuarta peor racha de la historia. Como sabemos, Pastor ha terminado 12° o peor en los últimos seis Grandes Premios de esta temporada. Situación muy similar padeció Carlos Reutemann en 1974, cuando después de haber ganado el Gran Premio de Sudáfrica, terminó fuera de los puntos desde el Gran Premio de España, hasta el Gran Premio de Francia. Curiosamente, en su mala racha el argentino también tuvo un décimo segundo lugar como mejor resultado. Reutemann regresaría a los puntos con un sexto lugar en el Gran Premio de la Gran Bretaña.

También con seis carreras fueras de los puntos encontramos a Gilles Villeneuve en la temporada 1981. El canadiense había ganado de forma consecutiva los Grandes Premios de Mónaco y España, pero luego se quedó fuera de los puntos entre las carreras en Francia e Italia. En su mala racha Villeneuve acumuló 5 retiros y un décimo lugar como mejor resultado. La sequía del canadiense terminaría justamente en su Gran Premio de casa, en el que llegaría tercero.

La paridad de los setentas y ochentas

Entre 1971 y 1985, cinco pilotos vivieron la frustración de quedar fuera de los puntos en siete carrearas consecutivas después de una victoria. El primero de ellos fue el belga Jacky Ickx, quien después de ganar el Gran Premio holandés de 1971 no volvió a terminar dentro de los puntos una carrera de esa temporada (su mejor resultado en la mala racha fue un octavo en el Gran Premio canadiense). El francés Jean-Pierre Jabouille vivió una situación similar en 1979, cuando después de ganar su Gran Premio de casa no volvió a llegar mejor que 14° en ninguna de las pruebas restantes de ese año.

Tres Campeones del Mundo están incluidos en este grupo: Alain Prost, Keke Rosberg y Ayrton Senna. El francés tuvo su racha infernal en la temporada 1982, en la que después de ganar el Gran Premio de Brasil se quedó fuera de los puntos hasta que llegó sexto en el Gran Premio de la Gran Bretaña. Durante su racha de miseria, su mejor resultado fue un séptimo lugar. Dos años después era el padre de Nico quien sufría de la maldición de las siete carreras. Keke había ganado el Gran Premio de los EEUU en Dallas, pero apenas pudo terminar uno de los siete Grandes Premios restantes de ese año (llegó octavo en el Gran Premio Holandés). Cerrando este grupo encontramos a Ayrton Senna, quien en 1985 ganaba su primera carrera de F1 en el Gran Premio de Portugal, pero no volvería a conseguir puntos hasta el Gran Premio de Austria de ese año. Durante su sequía, su mejor resultado fue un séptimo lugar en el Gran Premio de San Marino.

Los peores de los mejores

En toda la historia del Campeonato Mundial, solo en dos ocasiones algún piloto pasó más de siete carreras fuera de los puntos después de obtener una victoria. El primero ellos fue Jean-Pierre Beltoise, quien en 1972 solo sumó puntos en la única carrera que ganó esa temporada, nada menos que el Gran Premio de Mónaco. El francés no pudo llegar mejor que octavo en ninguna de las siguientes ocho pruebas de ese año.

Pero el caso más extraordinario de lo que en música llamaríamos un one hit wonder, es el de Giancarlo Fisichella en 2003. En ese año el italiano conducía para el modesto equipo Jordan, cuyo EJ13 era tan malo, que solo le permitió al italiano calificar en tres ocasiones entre los diez primeros (nunca más allá del octavo puesto de salida) y puntuar en dos carreras. La primera ocasión en la que el italiano terminó en la zona de puntos esa temporada fue en el Gran Premio de Brasil, la tercera fecha del campeonato. El fin de semana paulista estuvo marcado por la lluvia, especialmente durante el domingo, en que una tormenta arrasó a la parrilla de la F1, dejando fuera de combate a 10 de 20 participantes, seis de ellos (incluyendo a Montoya y Schumacher) en la curva 3 del circuito de Interlagos, en la que se formó un auténtico río durante la carrera. La ya de por sí complicada carrera se tornó caótica en la vuelta 54, cuando Mark Webber (entonces en Jaguar) chocaba mientras negociaba la última curva del circuito. Una de las gomas del coche del australiano quedaba sobre el circuito y Fernando Alonso no podía evitarla, golpeando su Renault primero contra la pieza del Jaguar y luego contra el muro. Como resultado de este accidente, el más serio que ha padecido el español en su andar en la F1, las barreras de protección de la última curva del circuito se dañaban más allá del punto de la reparación inmediata, por lo que los comisarios de la carrera decidían terminar la prueba en bandera roja.

En primera instancia, las autoridades vieron ganador a Kimi Raikkonen y a pesar de las protestas de Eddi Jordan y del propio Fisichella, en la ceremonia de premiación el trofeo del primer lugar le fue otorgado al finlandés. Cuatro días después de la carrera, el equipo Jordan pudo aportar las evidencias suficientes para demostrar que Fisichella ya se encontraba por delante de Kimi dos vueltas antes de la finalización prematura de la carrera y por ello era el legítimo ganador del Gran Premio. En la siguiente carrera (Imola), se llevó a cabo una especie de ceremonia de consolación en la que Giancarlo recibió su copa de primer lugar.
Fisichella pasaría las siguientes once carreras fuera de los puntos, con dos décimos lugares como mejores resultados, hasta la penúltima prueba de aquel año, el Gran Premio de los EEUU en el que terminaría séptimo.

Así que ahí lo tienen, Pastor Maldonado aun esta lejos del record absoluto de inoperancia después de una victoria, ya que debería quedar fuera de los 10 primeros hasta el Gran Premio de Corea en octubre para empatar la marca de Fisichella. Sin embargo, está apenas a dos grandes premios de empatar la segunda peor marca de la historia.