Kimi Raikkonen ha concedido una muy interesante entrevista a la revista italiana Autosprint, que ha sido retomada por Autosport. En esta, el finlandés habla, entre otros temas, de su estancia en Lotus, los problemas que ha tenido para adaptarse a la dirección de E20 y de su salida de Ferrari.

De entrada, Kimi Raikkonen ha destacado lo bien que se ha adaptado al estilo de su nuevo equipo, al que describe como poco interesado en el aspecto político de este deporte (y sabemos lo mucho que le disgusta a Kimi el tema):

Me he sentido bien aquí desde el principio. La gente es amable, muy relajada. Ellos quieren correr y no se interesan demasiado en la política.

Mucho se ha comentado sobre las seis configuraciones distintas del sistema de dirección, que el equipo de Enstone ha probado en el coche de Kimi. Raikkonen ha aclarado en la entrevista que todos esos cambios no han obedecido a un capricho personal, sino a su certeza de que el sistema del E20 es aún perfectible:

Lo que sucede es que en años anteriores manejé coches con sistemas de dirección realmente buenos. Sé que hay algunos detalles aquí que podrían ser mejorados. Esa es la única razón por la que insisto.

Kimi también ha hablado sobre su paso y abrupta salida de Ferrari. Con suele suceder cuando aborda el tema, Iceman fue parco y críptico en sus respuestas:

Me sentía bien con ellos. Gané un campeonato mundial y ya no tengo ningún tipo de sentimientos hacia ellos, ni buenos ni malos. Estoy feliz con lo que he conseguido.

Probablemente las cosas pudieron hacerse de mejor manera, pero que importancia tiene eso ahora?. Sí, conozco las razones por las que no me quedé con ellos, pero no me apetece hablar de ello ahora. Como ya dije, no guardo rencores.