Este fin de semana la Fórmula 1 regresa al circuito de Hockenheim -sede que no visita desde 2010- para el Gran Premio de Alemania. Al igual que en las carreras recientes, algunos equipos están poniendo especial atención en el pronóstico del tiempo. Este es el caso de Lotus, cuyos E20 se han mostrado muy competitivos en condiciones de calor, pero cada vez más inconsistentes conforme las temperaturas bajan. Es por esta razón que Kimi Raikkonen espera que la lectura del termómetro en Hockenheim se mantenga bastante elevada.

Por cierto, el pronóstico del tiempo no pinta un panorama favorable para Lotus, ya que se espera un fin de semana nublado (aunque probablemente sin lluvia), con temperaturas que no rebasarán los 22°C, muy por debajo de los niveles que favorecen a los coches negro y plata. Ahora, sabemos para lo que valen los pronósticos climatológicos, así que no sería imposible que llegado el domingo nos encontráramos con las condiciones que Kimi Raikkonen desea:

Algo de calor sería bueno. Usualmente en Hockenheim ha habido mucho calor y todo mundo está teniendo problemas haciendo funcionar las gomas [en esas condiciones]. En lo que a nosotros respecta, el clima cálido le sienta bien a nuestro coche. Nuestro coche prefiere las altas temperaturas y en tandas largas no es muy duro con las gomas. Ojalá tengamos un clima realmente veraniego en Hockenheim.

Las condiciones más frías de lo previstas no serán lo único contra lo que tendrá que pelear el finlandés, también deberá sobreponerse a la mala suerte que lo ha acompañado en el Gran Premio de Alemania, prueba en la que ha participado en ocho ocasiones, pero en la que apenas ha podido concluir en dos, con un tercer lugar como mejor resultado (2006 con McLaren):

Siempre he disfrutado manejar en Alemania, aunque el problema es que la suerte nunca ha estado de mi lado ahí y siempre ocurrió algo que me impidió ganar. He conseguido cuatro poles, lo que muestra mi velocidad en suelo alemán, pero seis abandonos no son lo que hubiese querido.

Kimi ya se ha quedado cerca de la victoria en dos de las tres carreras más calurosas en lo que va del año (Baréin y Valencia), así que no lo descartemos en Alemania, siempre y cuando aparezca el sol en Hockenheim.