Llegados ya casi al ecuador de la temporada, si tuviésemos que elegir el elemento protagonista de este 2012, sin duda serían los neumáticos Pirelli. Al igual que ocurrió otros años con los difusores o el famoso conducto f, las gomas están siendo este año el centro de todas las polémicas: primero, con las quejas manifestadas por algunos pilotos (entre ellos, el siete veces campeón del Mundo Michael Schumacher) sobre la alta degradación de los compuestos; y ahora, con los rumores de que Pirelli podría estar favoreciendo a algunos equipos.

Paul Hembery, responsable de Pirelli

Las sospechas se hicieron públicas hace unos días, cuando el asesor de Red Bull, Helmut Marko, dijo que se estaban advirtiendo serias diferencias en el comportamiento que tienen los neumáticos dependiendo de los equipos. Dicho de otra forma: Red Bull sospecha que la calidad de los compuestos es diferente dependiendo de a quién se entregue; una medida que -no dudan- se ha tomado para favorecer el espectáculo en la Fórmula Uno.

Por supuesto, Paul Hembery, máximo responsable de Pirelli Motorsport, no ha tenido más remedio que salir -una vez más- al paso de las acusaciones para dejar claro que ellos no son los encargados de entregar las remesas de neumáticos.

Nosotros no decidimos cómo se distribuyen a los equipos, es un proceso que se realiza al azar.

Teniendo en cuenta que la distribución se hace de esa forma, Hembery destaca que la posibilidad de que se junten un juego de cuatro neumáticos teóricamente defectuosos en un mismo monoplaza es ínfima. Además, añade que es muy complicado que los compuestos lleguen al box con algún defecto, pues se someten a rigurosas inspecciones.

La posibilidad es muy baja debido a los controles de calidad. Cada neumático se puede rastrear hasta el día que se fabricó, el proceso, los ingredientes, la mezcla... hasta llegar al suministrador. Quizás tengamos, en términos de consistencia, los sistemas de control más avanzados del mundo.

Por último, y al ser preguntado sobre las quejas que algunos sectores de la Fórmula Uno han manifestado a los medios de comunicación, el responsable de Pirelli ha asegurado que -hasta el momento- nadie ha elevado dichas protestas a la fábrica milanesa ni les ha llevado ninguna queja formal, por lo que no tienen motivos para emprender modificaciones en sus compuestos.

No he recibido ningún comentario de ningún equipo, ni nada que indique un problema con la consistencia de los neumáticos. De hecho, hemos tenido elogios.

Tenemos informes de cada piloto y cada equipo después de cada carrera y nadie ha hecho ningún comentario. No podemos resolver problemas que nadie ha planteado.