El asesor de Red Bull ha criticado duramente la decisión de modificar la normativa que regula los mapas motor y que obliga a la escudería austríaca a cambiar la configuración de su RB8 antes del Gran Premio de Hungría de este fin de semana.

helmut marko

A partir de ahora, el par motor no podrá superar el 2 por ciento de desviación respecto a los mapas homologados; un cambio en la directiva que ya ha sido comunicado a los equipos y que pone fin a la polémica surgida en el Gran Premio de Alemania. Y es que, antes de la carrera en Hockenheim, se descubrió que los motores Red Bull demandaban un menor par motor del que debían, una circunstancia que significaba que sus monoplazas empleaban una mayor afluencia de gases de escape para conseguir beneficios aerodinámicos (algo totalmente prohibido). El problema, con la normativa en la mano, es que el equipo de la bebida energética había encontrado -una vez más- una vacío legal en el mal redactado reglamento de la FIA, por lo que no pudo ser sancionado.

Con la modificación anunciada por la FIA ha quedado por fin aclarado este asunto, pero los miembros del equipo Red Bull no han tardado en hacer pública su reacción. En este caso fue Helmut Marko, asesor de la escudería, quien criticó duramente la decisión de modificar los mapas motor a mitad de temporada.

La norma no se aclaró en Hockenheim. No porque nosotros hubiésemos falsificado las pruebas, sino porque estábamos dentro de la normativa.

Si algo es verde, no puedes cambiarlo a azul. En ninguna parte se dice que no podamos utilizar el reglamento a nuestro favor.

Precisamente, Marko ha sido el responsable de levantar en los últimos días las sospechas sobre la existencia de una conspiración contra Red Bull, constantemente perseguido -según él- no sólo por la FIA, sino también por el resto de equipos. Sobre este último aspecto, el asesor también ha valorado muy negativamente la presión ejercida a la sombra sobre el órgano que preside Jean Todt, mientras en las reuniones de directivos se guardaba silencio.

Una y otra vez, hay gente que hace esas cosas. Hablo de los demás equipos. El lunes, cuando podíamos haber abordado el asunto profesionalmente y de manera objetiva, ni siquiera se mencionó el tema.

El caso es que Red Bull deberá llevar otra configuración a la carrera en Hungría y allí se verá el verdadero beneficio que estaban extrayendo de esta circunstancia. Sin embargo, una vez más, es necesario llamar la atención a la FIA, pues la trampa no la puso Red Bull (¿se les puede culpar realmente por realizar una lectura inteligente de las normas?) sino el propio reglamento.