El equipo McLaren ha tenido, sin duda, un Gran Premio decepcionante. En Silverstone, en su casa y ante su público, la escudería aspiraba a obtener un resultado mucho mejor que el que lograron sus dos pilotos: Lewis Hamilton -llamado a ser el piloto de McLaren que luche este año por el título- no pudo progresar y finalizó en octava posición; mientras que Jenson Button -que salía desde el puesto 18- no lo tuvo fácil en su lucha con los equipos medianos y cruzó la meta en décima posición. El resultado de todo esto es un descalabro que puede llevar a McLaren a replantearse varias cosas... o al menos, eso es lo que parecen pedir sus pilotos.

Realmente, ayer vimos poco de ese MP4-27 que en el Gran Premio de Canadá -donde ganó Hamilton- le dio un auténtico repaso al resto. De hecho, y a pesar de que estrenaba un paquete de mejoras, el monoplaza de McLaren no pareció ir bien en ningún momento del fin de semana; lo cual, según ha dejado caer el propio Lewis, podría tener su error en los conceptos básicos de este monoplaza. En sí, ¿qué es lo que pide cambiar Hamilton? Pues el origen de este MP4-27, es decir, el diseño.

McLaren apostó desde el principio con un diseño que rompía con la tónica general de la parrilla, donde prácticamente todos los equipos usaron la solución del morro escalonado. El de la escudería inglesa, mucho más estético y bonito, presenta un descenso progresivo que parecía funcionar al principio; pero ahora algunos se preguntan si la otra no hubiese sido una mejor solucion. Por eso, Hamilton insta al equipo a que se pongan en marcha para trabajar en un rediseño del monoplaza.

Todavía estamos en la pelea, pero al no ser que encontremos mucho tiempo, va a ser difícil mantenernos en ella.

Tienes que mirar los coches al detalle... tan sólo mirándolos a ellos y a nosotros se ve que el nuestro es diferente a los demás. La diferencia es significativa. Yo no me dedico a la aerodinámica, pero tiene que haber algo que se pueda hacer, y eso es lo que tenemos que buscar no sólo para este monoplaza, sino también para el del año que viene.

El caso es que Hamilton no se ha quedado solo en las quejas sobre su monoplaza y a encontrado el apoyo de su compañero de equipo. Sin duda, Button las ha pasado mucho más canutas en las últimas carreras -ha sumado sólo 7 puntos en las últimas 6 citas- y ha tenido que vérselas con los equipos que, a priori, no están dentro de la lucha por el Mundial. El resultado de esos enfrentamientos, para Jenson, ha sido más que decepcionante, pues ha podido comprobar que equipos como Sauber o Williams le superaban en un trazado -Silverstone- que en un principio era favorable a las características del MP4-27.

Ya no se trata sólo de que los Red Bull y los Ferrari son más rápidos que nosotros... un montón de coches lo son. El Sauber es más rápido en curvas de alta velocidad que nosotros, y el Williams es más rápido en curvas de baja velocidad. Nosotros no parecemos ser excepcionalmente fuertes en ningún momento.

Lanzado el órdago de sus pilotos, ahora están en manos de McLaren el decidir si es necesario o no un replanteamiento del diseño del monoplaza. La verdad es que no parece probable teniendo en cuenta que estamos ya casi a mitad de temporada, que supondría volver a empezar desde cero, que habría que decirle sin duda adiós al Mundial y que el propio Martin Whitmarsh niega que el problema de McLaren esté en su monoplaza (el jefe del equipo ha optado por unirse a los que culpan a Pirelli). Lo que sí se ve claro en todo esto es un desencuentro entre Hamilton y McLaren... ¿será el principio del fin?