El piloto francés confía en mantener su asiento en 2013, sobre todo después de que los responsables de la escudería hayan admitido abiertamente que están muy contentos con su trabajo. Y es que, a pesar de haber sufrido más de incidente, Grosjean ya se ha convertido en una de las revelaciones de esta temporada.

El contrato de Romain Grosjean con la escudería Lotus expira a finales de este año, pero si nos atenemos a las evidencias, el francés no tiene motivos para preocuparse por su futuro en el equipo. Por un lado, están sus resultados: puede presumir de haber subido al podio en dos ocasiones en lo que va de temporada (3º en Bahrein y 2º en Canadá). Por el otro, la confianza demostrada por el jefe de Lotus, Eric Boullier, y el propietario de la escudería, Gerard López, que ya han manifestado su satisfacción por el rendimiento de sus dos pilotos. Con esas referencias, no es de extrañar que Grosjean confíe en mantener su asiento el año que viene.

Con suerte, si todo va bien, voy a estar con el equipo la temporada que viene. Eso me permitirá seguir progresando este año y competir en el 2013 en una mejor posición.

Espero quedarme. Si sigo de esta manera, espero tener una buena oportunidad.

En contraposición con sus dos podios, están los cinco grandes premios que el piloto galo no ha podido terminar (la mitad de las disputadas hasta ahora). Sin embargo, en Lotus están seguros de qué es lo que ha fallado y qué es lo que hay que mejorar, y que -si lo logran- Grosjean estará en disposición de luchar en cada Gran Premio por los primeros puestos.