El piloto español partirá en el Gran Premio de Hungría desde la sexta posición de parrilla, después de terminar la sesión de calificación a casi un segundo del tiempo establecido por el poleman , Lewis Hamilton. Para el piloto de Ferrari, la lucha por el podio está descartada si la carrera se desarrolla en seco.

alonso

La lluvia es la única esperanza de Fernando Alonso. Ya durante los libres celebrados el viernes en el trazado de Hungaroring, se pudo ver que el F2012 no lo tendría fácil ante el ritmo de McLaren, Red Bull y Lotus, y el hecho se ha confirmado en la sesión de calificación de esta mañana. Una vez más, Alonso deberá intentar remontar posiciones en la salida de un Gran Premio donde los adelantamientos no son cosa fácil; aunque el español ha admitido que la sexta posición lograda en la clasificación no es un mal resultado para Ferrari ni para sus aspiraciones en el campeonato de pilotos, ya que su rival más directo para el título -Mark Webber- saldrá varias posiciones por detrás.

<

blockquote>En seco no nos encontramos en condiciones de luchar por los primeros puestos, y somos muy conscientes de ello. Normalmente, en carrera la situación mejora, por lo que esperamos poder terminar entre los cuatro o cinco primeros cuando llegue la bandera a cuadros.

Nuestro objetivo será marcar a nuestro rival más cercano en la clasificación de pilotos y ya sabemos que vamos a empezar por delante de él.z/blockquote>

Sabiendo que sus posibilidades de podio son más bien escasas, el único factor que podría cambiar las cosas sería la lluvia. Una carrera sobre mojado podría ser lo que Alonso necesita... y su deseo podría cumplirse, pues según las previsiones la lluvia podría aparecer mañana en el circuito húngaro.