A la espera de que la Fórmula Uno desembarque en Austin (Texas) dentro de unos meses, continúan los preparativos para la segunda cita que tendrá Estados Unidos en el Calendario 2013: la del Gran Premio de Nueva Jersey.

A pesar de que todo parece bien encaminado, los rumores que indican que los organizadores de la carrera no llegarán a tiempo para la fecha prevista se han disparado en las últimas semanas, especialmente alentados por Bernie Ecclestone, que ya ha mostrado en varias ocasiones sus dudas sobre si los promotores podrán lograr la financiación necesaria para la celebración del Gran Premio. Al parecer, hay varios informes que corroboran los recelos del patrón de la Fórmula Uno, pero desde la organización niegan totalmente que exista algún problema al respecto.

Y para despejar las dudas, que mejor que contar con el aval de un bicampeón del Mundo: Sebastian Vettel. El piloto alemán de Red Bull se desplazó hasta el circuito urbano de Nueva Jersey tras la celebración del Gran Premio de Canadá para probarlo al volante de un Infiniti y participar en un evento promocional junto al promotor del circuito, Leo Hindery, quien se burlaba de los rumores sobre la cancelación del Gran Premio.

No sé de dónde vienen esos rumores, pero esta carrera va hacia delante. Si hubiéramos tenido alguna duda, no habríamos traído a Sebastian Vettel y a todas las personas que se han desplazado hasta aquí... Estamos ansiosos por acogerle a él y al resto de pilotos con la mejor ciudad del mundo a nuestras espaldas.

Lo cierto es que el propio Sebastian Vettel, que estuvo acompañado por el ex-piloto de Fórmula Uno David Coulthard, se mostró muy satisfecho después de haber probado el trazado con el Infiniti IPL.

Ha sido fantástico ser el primer piloto en probar el nuevo circuito. He sido capaz de alcanzar mucha velocidad con el Infiniti y está claro que va a ser un gran desafío en un coche de Fórmula Uno. Además, con un escenario tan grande, no puedo esperar para volver aquí y correr en el 2013.

Y es que lo que no se puede negar es el atractivo que poseerá un Gran Premio de Fórmula Uno ubicado a las puertas de una de las ciudades que más visitas atraen en el mundo y que tiene como telón de fondo el famoso skyline de Manhattan. Ubicado en Nueva Jersey, el trazado tendrá una longitud de 3,2 millas y recorrerá las calles de Port Imperial, Weehawken y West New York, a lo largo del río Hudson y en la parte superior de Palisades.

La carrera, que está fijada para junio de 2013, será sin duda una de las principales citas del Campeonato y se financiará con los millones de dólares que se espera que atraiga a Nueva Jersey y las zonas circundantes. En concreto, los organizadores esperan que más de 100.000 personas se desplacen en transporte público para disfrutar de los tres días de Gran Premio.