Este fin de semana con la indisposición de Timo Glock quedó completamente al descubierto la situación de algunos pilotos que están simplemente en la Fórmula 1 por estar presentes y que no son demasiado útiles para sus equipos más allá del dinero que aportan sus patrocinadores.

Marussia disputó el Gran Premio de Europa con un solo piloto debido a los problemas médicos que sufrió Timo Glock. Al principio simplemente se perdió la clasificación y dentro del equipo todavía alguna esperanza de que pudiese participar si mejoraba, la FIA dio su visto bueno pero el piloto alemán no mejoró y se perdió la carrera. En otro equipo es probable que desde la clasificación ya hubiesen subido a otro piloto, pero eso es algo que no hizo Marussia, simple y llanamente porque no podía.

Todos los equipos de la parrilla de la Fórmula 1 tienen nombrados a un piloto reserva, incluso en algunos casos son varios. En el caso de Marussia tienen a Maria de Villota, pero no se trata de un piloto reserva, ya que fue nombrada piloto de pruebas. Por realizar una comparación, en HRT disponen de varios pilotos, entre ellos se encuentra Dani Clos, que ya ha disputado alguna sesión de entrenamientos libres de los viernes, Vitantonio Liuzzi, además de Ma Qing Hua. Si el equipo español se puede permitir disponer de estos pilotos dentro de su estructura, ¿por qué Marussia no?

La falta de recursos que tiene Marussia en el apartado de pilotos es prácticamente nula, más allá de sus pilotos oficiales. Porque siendo claros, en una situación como la que se ha producido este fin de semana Maria de Villota no es nada útil, simple y llanamente porque aunque quisiesen subir a la piloto al monoplaza no podrían.

Maria de Villota comentaba en Antena 3 ayer que

Soy piloto de pruebas, siempre he sido piloto de pruebas. Aun así el equipo podría haberme nombrado piloto de reserva a última hora.

Podrían haberla nombrado piloto reserva, pero seguiría sin poder subirse al monoplaza, porque el problema reside en que Maria no tiene superlicencia, la cual es imprescindible para disputar una sesión de entrenamientos de un Gran Premio. Y ese dato tan importante ha sido omitido una y otra vez por la piloto, tirando balones hacia su equipo, lo cual no la hace ser demasiado elegante con ellos.

Hace unos meses Maria de Villota se subió a un monoplaza de Fórmula 1 en Paul Ricard, y a muchos nos quedó la duda de si realmente había sido suficiente para obtener la superlicencia. Después de un tiempo y gracias al trabajo de algunos compañeros, como Adrián Mancebo, quedó claro que dicha prueba no sirvió para que Maria de Villota lograse la superlicencia, y desde entonces está en el paddock poco menos que engañando a los aficionados cuando omite un dato tan importante como ese.

¿Y cuál es el rol de Maria dentro de Marussia? Pues hasta el momento ser la piloto de pruebas, pero no se subirá al monoplaza hasta los test de jóvenes pilotos, donde si todo va bien y completa el kilometraje necesario podrá hacerse con la superlicencia y ya entonces, podría estar lista para sustituir a uno de los pilotos oficiales cuando fuese necesario.