Buenas noticias para los apasionados del circuito Spa-Francorchamps. Las negociaciones sobre el Gran Premio de Francia que podría incluírse en la temporada 2013 continúan, pero los últimos rumores apuntan a que podría haberse producido un cambio en el planteamiento. Hasta ahora, el acuerdo entre el Gobierno francés y Bernie Ecclestone contemplaba una alternancia en el calendario del Gran Premio de Francia y el de Bélgica, lo cual suponía la ausencia -una vez cada dos años- del trazado de Spa, uno de los más queridos por pilotos y aficionados. Pero, al parecer, Bélgica se ha desmarcado de la negociación.

Realmente, antes de que Nicolás Sarkozy abandonase el Gobierno galo, el acuerdo entre el circuito belga y el de Paul Ricard (el principal candidato a albergar el Gran Premio de Francia) parecía prácticamente un hecho; sin embargo, el asunto ha dado un giro con la entrada del nuevo Gobierno de François Hollande. De hecho, ya no es seguro que el trazado elegido para la carrera sea el de Paul Ricard. Según informaba el nuevo ministro de deportes, Valerie Fourneyron, ahora mismo hay dos trazados -Paul Ricard y Magny Cours- que están compitiendo por albergar un Gran Premio que, además, el Gobierno no va a subvencionar.

Quizás el hecho de que el Ejecutivo haya descartado la financiación es lo que ha provocado la salida de las negociaciones del Gobierno belga... o quizás haya sido Francia la que ha preferido asumir la presencia en el calendario todos los años; pero el caso es que, de confirmarse la no alternancia entre los dos trazados, Spa seguirá siendo una cita fija en el calendario de la Fórmula Uno. Y eso, para este deporte, es una buena noticia.