Al año pasado, Sergio Pérez volvió a la actividad sobre un F1 en el Gran Premio de Europa, después de haberse perdido los Grandes Premios de Mónaco y Canadá, mientras se recuperaba del fuerte golpe que había sufrido durante la clasificación para la carrera en el principado. El resultado de aquella prueba reveló que el mexicano aún no se encontraba al 100%, ya que apenas pudo clasificar 16 y terminar la carrera en el décimo primer lugar.

12 meses después, la situación es muy diferente. El Sauber C31 ha sido una de las revelaciones de la temporada y ya le ha permitido al piloto tapatío subirse en par de ocasiones al podio, así que ahora Sergio Pérez encara la prueba valenciana con la intención de hacerlo mucho mejor que el año pasado:

Disfruté mucho el resultado en Montreal y quiero más. Me gusta mucho la pista de Valencia y también la atmósfera durante el fin de semana, ya que estaremos muy cerca de los aficionados. No tengo los mejores recuerdos de mi carrera de debut en Valencia, ya que fue el año pasado durante un momento muy difícil para mí. Regresaba de mi fuerte impacto en Mónaco y, en retrospectiva, debo admitir que aún no estaba completamente recuperado.

El Valencia Street Circuit es bastante diferente al Gilles Villeneuve, pero comparte con la pista canadiense su naturaleza de stop & go. El que el C31 se haya comportado tan bien en carrera en Montreal, hace suponer a la gente en Sauber que podrían aplicar lo aprendido en la cita norteamericana y aprovecharlo de buena manera en Valencia, como el mismo checo lo señala:

El circuito de Valencia tiene rectas bastante largas, con frenadas fuertes a la entrada de las curvas. Lo que hemos aprendido en Montreal sera importante aquí.

En cualquier caso, Sauber deberá mejorar en clasificación si quiere aspirar a algo importante en la carrera, ya que la segunda cita española del mundial nunca se ha destacado por ofrecer muchas oportunidades para adelantar.