El podio logrado por Michael Schumacher en Valencia ha devuelto la confianza al equipo Mercedes, que ha visto cómo los problemas de fiabilidad del W03 daban al traste con sus planes para esta temporada.

El resultado de este domingo supuso para Michael la primera vez que se subía al podio desde su regreso a la Fórmula Uno en el 2006, pero en la escudería germana no dudan de que vendrán muchos más. Al menos, eso es lo que cree Norbert Haug, jefe de Mercedes AMG, quien ha eximido de toda culpa a su piloto. Haug cree que Schumacher les habría llevado mucho más lejos sin todos esos problemas de fiabilidad.

Vendrán más podios cuando le demos el coche que necesita en términos de velocidad y fiabilidad.

Su falta de resultados esta temporada no se achacan al piloto y, para ser justos con él, hoy andaría por los 60 ó 70 puntos si no hubiese tenido todos esos problemas técnicos. Estaría bien en el campeonato de pilotos y nosotros en el campeonato de constructores. No lo hemos conseguido porque no hemos hecho las cosas bien.

En cuanto a la renovación del contrato de Schumacher, afirma que este último podio no cambia el estado de las conversaciones. Y es que Mercedes siempre ha apostado por el heptacampeón del mundo, como muestran los continuos elogios que le lanza Haug.

Eso (el asunto de la renovación) es una historia aparte y lo hablaremos con él más adelante.

Michael es un gran deportista y ha demostrado en esta segunda etapa de su carrera que es un tipo abierto a las críticas. Es muy equilibrado y en ningún momento nos ha criticado, no ha hecho ruido públicamente y se ha mostrado realmente agradecido en Valencia. Pudo haber dicho: "He ganado 91 carreras, ¿por qué debería estar feliz?". Pero no lo ha hecho.