Finiquitado el Gran Premio de Canadá dejamos atrás un fin de semana que se las prometía muy felices para Ferrari y acabó... en un fiasco total. Cierto es que, en la séptima carrera de la temporada y con un Mundial tan apretado como el que estamos viviendo, no se trata de ganar el Campeonato, sino de mantener el ritmo en una carrera de fondo en la que de momento Alonso continúa con nota. Pero después de las importantes mejoras del F2012 y del buen fin de semana que estaba haciendo Ferrari, lo cierto es que el quinto puesto de ayer nos sabe a decepción y no es de extrañar que la scuderia se vea obligada a responder a aquellos que se preguntan cómo el equipo pudo tirar semejante oportunidad a la basura.

Sobre todo porque, antes de la hecatombe de las últimas vueltas, Alonso rodaba con un buen segundo puesto y el liderato del Mundial prácticamente en sus manos. Hasta que llegó el momento en el que Hamilton, que lideraba la carrera, entraba a hacer su segunda parada a falta de 18 vueltas del final. El piloto español se mantuvo en pista para intentar asegurarse la victoria, pero la degradación de sus neumáticos hizo que fuese perdiendo posiciones una tras otra: primero con Hamilton, luego con Grosjean, después con Pérez y por último con Vettel. Al final, quinto y adiós al liderato.

Sin duda, el resultado de la carrera revela que la elección de la estrategia no fue la más acertada pero, aun con todo, Alonso no se muestra de acuerdo.

No estoy de acuerdo con que fuese una estrategia equivocada. Grosjean estuvo a punto de ganar la carrera yendo a una parada, así que era una buena estrategia.

Si hubiese parado por segunda vez cuando lo hizo Hamilton, habría terminado la carrera segundo detrás de él. Sin embargo, con una parada, si hubiese tenido la misma degradación que Grosjean, habría ganado la carrera, Vettel habría terminado segundo, Grosjean tercero y Hamilton cuarto... y los medios de comunicación estarían ahora en el box de McLaren diciendo que la estrategia a dos paradas era equivocada.

Nosotros tratamos de ganar la carrera sin parar detrás de Hamilton y no funcionó; pero yo estoy contento con el enfoque y los puntos.

Por su parte, desde el equipo Ferrari también han optado por respaldar la opinión de su piloto, pero sólo en parte. Como bien ha revelado el director del equipo, Stefano Domenicalli, el error no fue mantenerse en pista tras la parada de Hamilton, sino hacerlo después de que Vettel también entrase por segunda vez.

Honestamente, cuando hicimos el primer pit-stop tomamos la elección correcta porque saltamos una posición, pero a partir de ahí no estaba claro si debíamos hacer una o dos paradas... Consideramos el ritmo, la gestión de los neumáticos, lo discutimos con Fernando, y aparentemente los neumáticos aguantaban un ritmo que permitía la estrategia a una parada.

Cuando llega el momento, debes optar por una solución u otra, así que decidimos continuar. Después de eso no puedo decir nada más que en retrospectiva, por supuesto, no era la elección correcta.