El piloto de Sauber, [Sergio Pérez], firmó un gran carrera el pasado fin de semana en el circuito de Montreal, cuando logró llegar a meta en tercera posición partiendo desde la decimoquinta. El podio del piloto mexicano no era el primero de esta temporada, pues ya había hecho un segundo en Malasia, pero la racha de malos resultados que protagonizó desde ese fin de semana (hasta el domingo pasado no había vuelto a anotar ni un punto) estaba sorprendiendo a algunos sectores, entre ellos, la escudería Ferrari, que no duda del talento del joven pero cree que en ocasiones se deja llevar demasiado por la agresividad.

El director de la Academia de Pilotos de Ferrari, Luca Baldisserri, ha declarado que se reunió con Checo tras el Gran Premio de Mónaco para determinar por qué sus resultados no estaban respondiendo a las expectativas creadas tras el Gran Premio de Malasia.

Pérez es, sin duda, talentoso; pero a menudo se deja llevar demasiado por la agresividad que, especialmente en Fórmula Uno, no da resultados.

Es posible que esas conversaciones sirvieran como un toque de atención para el piloto mexicano, que en la última carrera demostró unas buenas aptitudes para gestionar y leer una carrera. Así lo manifestaba Baldisserri.

La carrera de Montreal fue una gran respuesta; una carrera en la que Sergio no sólo corrió a una gran velocidad, sino que también logró gestionar muy bien, manteniéndose 50 vueltas con el mismo juego de neumáticos.

Está claro que Pérez tendrá que acostumbrarse en los próximos meses a este tipo de presión, pues no es fácil estar en el punto de mira de Ferrari. Su nombre ya hace tiempo que suena como futuro sustituto de Felipe Massa y de ahí que la escudería italiana siga muy de cerca sus pasos... Por eso, Checo deberá evitar más tropiezos de aquí a lo que queda de temporada o podría dejar de resultar atractivo a los ojos de Ferrari. De momento, Luca di Montezemolo, ya declaró hace unos días que, a pesar de que ve a Pérez como uno de los mejores talentos en potencia, no cree que tenga la experiencia necesaria.