El circuito de Monza está siendo investigado por abogados locales, por motivos de seguridad. Esta investigación surge después de que en la última carrera de la World Superbikes se produjesen varios accidentes a causa de la lluvia.

El circuito de realizó un reasfaltado en diferentes secciones del trazado y se cree que han usado diferentes tipos de combustible, siendo el más reciente de menor calidad provocando que cuando llueva no pueda drenar correctamente.

El periódico La Gazzetta dello Sport señala que uno de los pilotos de la prueba, Marco Melandri, podría haber sido ya entrevistado por los abogados que están realizando la investigación al trazado italiano. El mismo piloto indica que el nuevo tipo de asfalto no admite demasiado bien el agua, mientras que el viejo drena mucho mejor y se seca rápidamente.

Esto sin duda no es una buena noticia para el circuito de Monza que puede encontrarse con serios problemas si se confirma que el asfalto usado no está en correctas condiciones para admitir lluvia, haciendo que las carreras puedan resultar muy peligrosas si comienza a llover. Habrá que estar pendiente de estas informaciones por si puede afectar en algo a la carrera que se disputará allí en unos meses.