Como se esperaba, la solución para afrontar los altos costes que supone para España la celebración de un Gran Premio de Fórmula Uno ha sido que, a partir del año que viene, nuestro país sólo acoja una carrera, en lugar de las dos que se vienen celebrando en los últimos años. Hasta ahora, los aficionados españoles a la Fórmula Uno gozaban del privilegio de poder asistir a dos Grandes Premios, el de España (que se celebra en el circuito de Montmeló) y el de Europa (en el circuito urbano de Valencia); sin embargo, ahora ambos circuitos se alternarán cada año para albergar el Gran Premio de España.

Esta solución, que ya se venía gestando desde hace un tiempo, se ha tomado para hacer frente a dos cuestiones que traían de cabeza tanto a la empresa propietaria de la Fórmula Uno como a los organizadores de ambas carreras: por un lado, los problemas económicos y financieros de los Gobiernos para hacer frente a la celebración de los Grandes Premios; y por otro lado, la necesidad de Bernie Ecclestone de liberar una fecha en el calendario del Mundial, que ahora queda libre para nuevos candidatos.

De esta forma, en una entrevista al diario El País, el patrón de la Fórmula Uno confirmaba que, a partir del 2013, Valencia y Montmeló se alternarán en el calendario.

Dadas las circunstancias, sobre todo la coyuntura económica actual, la mejor solución que podíamos encontrar para ambas era que se alternaran.

Además, en esa misma entrevista, Ecclestone ha querido responder a las voces críticas que denuncian la desaparición de circuitos históricos europeos del Mundial, en favor de países donde el dinero y las posibilidades económicas priman más que la tradición en la Fórmula Uno.

Somos un campeonato del Mundo, y eso significa que tenemos que estar en todo el planeta. No somos un campeonato europeo. Cuando la Fórmula Uno comenzó su andadura, no teníamos la posibilidad de ir a correr a todos esos lugares que ahora visitamos. Tenemos que estar agradecidos por poder llegar donde llegamos.

Aun sabiendo que se trata de una medida necesaria para afrontar la difícil situación económica de España, no deja de entristecer el saber que circuitos con tanta afición en la Fórmula Uno como es el de Montmeló a partir de ahora tendrán menos presencia en este deporte. Si, además de esto, se confirma finalmente que Spa-Francorchamps también se alternará con el trazado francés de Paul Ricard, supondrá perder a partir del año que viene dos de los circuitos con más tradición en este deporte.