Daniel Ricciardo no quedó muy satisfecho de la carrera de la semana pasada. El piloto de Toro Rosso salió desde la sexta posición pero terminó la carrera mucho más atrás, fuera de los puntos.

No fue una buena carrera para el equipo italiano y el piloto australiano ha admitido que está bastante decepcionado por cómo fueron las cosas en la pasada carrera.

Fue frustrante, fue decepcionante. Es una carrera para olvidar, pero lo más probable es que no lo haré muy fácilmente.

Admitía el piloto de Toro Rosso de forma contundente, aunque intenta mirar las cosas de un modo diferente y aprender la situación que tuvieron para que esta no se repita en el futuro. El piloto relataba el comienzo de sus problemas en la carrera de este modo.

Cuando me acerque para comenzar la segunda vuelta yo ya estaba el 16, sabía que tenía un coche dañado y la ventaja que había tenido de partir sexto había volado.

El equipo Toro Rosso y Daniel Ricciardo examinaron los datos de la salida y no vieron nada fuera de lo normal, el piloto no tuvo ningún problema especial con el arranque de la carrera, simplemente se les complico todo en las siguientes curvas tras la arrancada.

Ahora el piloto ya tiene el punto de mira puesto en la siguiente carrera, sin olvidar todo lo sucedido en la última carrera de Baréin.