Paul Hembery, director de Pirelli Motorsport, se unía al sentimiento general de los aficionados que han mostrado su descontento por el diseño de los monoplazas de esta temporada. La parte delantera de delfín, pato o castor -como se prefiera- ha hecho que los Fórmula 1 de la temporada 2012 no sean nada bonitos para la vista.

Por una parte, el británico admitía entender a los ingenieros ya que lo que buscan es que el monoplaza sea rápido, no bonito, aunque también decía que estos diseños no son buenos desde el punto de vista de los aficionados. Hembery llegaba a puntar que los monoplazas de este año 'son realmente feos':

Creo que voy a tener que estar de acuerdo con el sentimiento general de que son extremadamente feos. Pero supongo que si usted habla con los ingenieros, le van a decir que mientras rindan bien que no les importa lo feo que es.

Desde el punto de vista de un fan, se ven un poco extraños. En este caso, no es bueno, y es una pena realmente.

Usted entiende por qué lo hacen: están siguiendo los reglamentos, que es una parte del trabajo de todo el mundo, y que están buscando ser rápidos, no la belleza, pero desde el punto de vista de los fans, creo que tenemos que decir que parecen demasiado extraños y no particularmente hermosos. No creo que esta temporada se vaya a recordar como el año de los F1 bonitos.

Realmente, cuantas más imágenes frontales se ven de los monoplazas, más horribles parecen. ¿A vosotros/as os gustan estos diseños?

Imagen: Autoevolution