El ex piloto de Sahara Force India abandonó la corte de Munich cabizbajo y “desorientado”. Ya no hay nada que pudiese hacer, al alemán se le confirmó como agresor de los hechos que se le imputaron desde el principio. Es muy posible que el calentón que tuvo con Eric Lux (CEO de Genni Capital y copropietario del equipo Lotus) en la discoteca nocturna de Shanghái, le haya costado posiblemente su carrera como profesional en la Fórmula 1.

Aunque el alemán ha evitado pisar la cárcel, esta sentencia además de ser correspondida por la gravedad de los hechos, tendrá un desencadenante muy negativo en las aspiraciones deportivas a partir de ahora. Según ha confirmado la agencia Reuters, Adrian Sutil tiene previsto “desconectar” un tiempo y hacer algo completamente distinto en su rutina cotidiana.

Tal vez voy a tomarme un tiempo al margen. Quizás haga algo completamente diferente, pensaré las cosas con calma. Dentro de lo que cabe pude estrechar la mano al Sr.Lux y esto ha sido un gesto positivo.

Parece ser que el piloto alemán y sus representantes consiguieron proponer un acuerdo diferente fuera de los tribunales, como el pago de 200.000€ a una ONG africana. Sutil y los abogados de Lux habrían tenido conversaciones privadas para suavizar en la manera de lo posible las imputaciones.

Además, según ha confirmado el fiscal del caso, Nicole Selzam, el tribunal tuvo en cuenta en todo momento su profesión.

Empujar a alguien con un vaso de cristal es algo arriesgado y no es una situación que vaya con nuestro estilo de vida. Los atletas profesionales desempeñan una función de modelo a seguir en la vida pública y este tipo de incidentes no deberían ocurrir nunca.

Fotografía: Frank Leonhardt