En dos carreras consecutivas hemos tenido la aparición de la bandera roja durante la carrera, la primera de ellas fue en el Gran Premio de Mónaco a causa del accidente de Vitaly Petrov y en Canadá a causa del a fuerte llovía.

Ya en el trazado monegasco hubo una polémica ya que los equipos realizaron cambios en el monoplaza, algo que permitía el reglamento. Sin embargo ya desde entonces había voces que pedía que esto no fuese posible, y eso es algo que la FIA está dispuesta a discutir.

Charlie Whiting, el director técnico de la FIA ha afirmado que la Federación Internacional está dispuesta a discutir las normas deportivas relacionadas con la bandera roja.

Creo que hay dos cosas que hemos aprendido de la suspensión de una carrera este año. Uno de ellos es que hay que discutir con los equipos que estén o no trabajando en el monoplaza, si se debe permitir o no el cambio de neumáticos durante la suspensión de la carrera.

Afirmaba Charlie Whiting durante el Gran Premio de Europa este fin de semana en el circuito de Valencia. Así pues, parece que estos términos serán discutidos próximamente por la FIA y la FOTA, además probablemente Pirelli, suministrado de neumáticos, también tenga algo que decir. Los italianos fueron uno de los primeros en criticar el hecho de que los neumáticos fuesen cambiados durante la bandera roja.

Otra cosa que también se discutirá con los equipos es lo sucedido en el Gran Premio de Canadá, que fue la carrera más larga de la historia de la Fórmula 1 con una duración de cuatro horas y cuatro minutos.

Nunca lo hubiera imaginado, pero tal deberíamos pensar en un tiempo máximo de la carrera. Por el momento, como usted sabe, el tiempo de la suspensión de la carrera se añade a las dos horas máximas de la carrera, es por eso que duró cuatro horas y cuatro minutos. Vamos a discutir eso con los equipos.

De esas cuatro horas algo más de la mitad no hubo ningún tipo de actividad en la pista, tiempo en el que los pilotos estaban bajados de los monoplazas y por la televisión se mostraban imágenes del público y los invitados a la carrera. Algo nada interesante para los aficionados y tampoco para las televisiones, de hecho algunas de ellas desconectaron durante dicho parón.